Constituyen nuestro CREDO institucional las creencias, ideales, valores y aspiraciones que pretendemos profundizar y vivir en comunidad, para que iluminen nuestro caminar pedagógico.Optamos por:

  • La Transversalidad del fundamento bíblico de nuestra identidad carismática se plasma en una Propuesta Educativa que humaniza, libera y busca la trascendencia de la persona, partiendo de la propia liberación.
  • La Educación Integral y Liberadora basada en la solidaridad y el compartir, en la gratuidad y el servicio, en la criticidad y creatividad, en el gozo de creer y esperar en el Dios que nos ha liberado en Jesús de Nazaret. Forma a la persona en responsabilidad, autonomía y perseverancia en su propio proyecto de vida, que le lleve a vivir plenamente, a ser feliz.
  • Compromiso con la transformación del mundo. A partir de “Una formación que produzca una toma de conciencia crítica y reflexiva de la realidad”.
  • Educación que atiende a la diversidad. Todo mercedario tiene que ser capaz de aceptar y amar las diferencias, considerándolas como oportunidades de humanización y de enriquecimiento en el enfoque de una educación integral y liberadora.
  • Comunidad comprometida y corresponsable con la formación continua, y en la que cada una y cada uno debe estar comprometido y ser corresponsable de fortalecer los procesos educativos y pastorales, que le permitan crecer en la dimensión personal, profesional y espiritual.
  • Clima de diálogo, apertura, fraternidad y libertad, trabajo en equipo y cuidado de la casa común.
  • Esta vivencia también nos enlaza con el cuidado de la casa común para poder responder al llamado que nos hace el Papa Francisco en su Carta Encíclica Laudato SI Nº13.”…“El desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar”.
  • Calidad y excelencia. La búsqueda de la calidad de los procesos educativos y la excelencia en todos los proyectos que emprendemos debe ser un rasgo característico de la cultura organizacional de nuestra institución educativa mercedaria, ello implica ser eficaces y eficientes pero sin perder de vista los procesos y no solo preocuparnos de los resultados.

A través de la vivencia de nuestros principios, mantenemos vigentes el legado de nuestros fundadores y respondemos a las demandas de nuestro siglo. Hacemos nuestras las palabras del Santo Padre Francisco cuando en su Mensaje a las comunidades educativas “Con audacia entre todos” nos propone el desafío de buscar “frutos y resultados” que los y las estudiantes crezcan como personas, en sabiduría, autonomía y creatividad, y al mismo tiempo en desarrollo y maduración de habilidades y conocimientos.